ALARMA PARA LA IGLESIA


En mis años como marinero militar aprendí que todo comando tiene un sistema de alarmas con un sonido distinto que identifica la emergencia del momento. Recuerdo con claridad cómo se anuncia; "Lo siguiente es una prueba de las alarmas químicas, biologicas y radiologicas" ... luego de lo cual escucharía con distinción cada alarma.


Las alarmas tenían como fin alertar de peligro a la tripulación o al público en general; aún en nuestras casas tenemos alarmas contra el robo, alarmas de fuego, alarmas de gases venenosos y nuestros vehículos tienen alarmas también. Algo común de los sistemas de alarma es que casi siempre son de muy alto volumen. Se manera que aunque estés dormido esa alarma te despertará.


Nosotros los que conocemos la verdad de la salvación que Jesús ofrece y conociendo las señales del fin en estos tiempos, le hemos faltado a las almas. No hemos dado la alarma al perdido con el volumen suficiente como para despertarlo de su sueño espiritual.


¡Es tiempo, iglesia! ¡Suena tu alarma!

En el libro de Ezequiel, capítulo 33, el versículo 6 dice: "Pero si el atalaya viere venir la espada y no tocare la trompeta, y el pueblo no se apercibiere, y viniendo la espada, hiriere de él a alguno, éste fue tomado por causa de su pecado, pero demandaré su sangre de mano del atalaya."


Suena tu trompeta!


Bendiciones, Esdras

© 2019 by La Perspectiva

Cultura, Política y Religión

Sin Dios, la Democracia no durará ni puede perdurar mucho tiempo.  Ronald Reagan

  • Facebook Social Icon

Regístrese para obtener actualizaciones