El propósito de la escuela es el adoctrinamiento



Es hora de responsabilizar a la izquierda y al mundo académico por su descarada propaganda. No solo profesores y escuelas, sino los creadores de los materiales escolares.


El propósito casi exclusivo de la academia actual es el adoctrinamiento. Esta es una tesis bastante audaz, pero la evidencia está a su favor.

La agenda izquierdista, cada vez más progresista, se está extendiendo por la academia y los conservadores están observando pasivamente que esto suceda.

Las principales historias de adoctrinamiento que escuchan son las de profesores radicales en campus universitarios, carreras extravagantes creadas para promover movimientos de justicia social y, en ocasiones, un estallido político por parte de un profesor de secundaria.

El adoctrinamiento ya no depende de las creencias políticas de los maestros. Ya hemos pasado eso.

Si bien es necesario abordar estos problemas, el más grande, y el que más debería asustar a todos, es el adoctrinamiento silencioso.

El adoctrinamiento ya no depende de las creencias políticas de los maestros. Ya hemos pasado eso. El material del curso es una propaganda política descarada. No solo el material del curso para estudios de género y similares. Los currículos básicos de la escuela primaria hasta la universidad.

Ciencias, economía, literatura: cualquier curso básico que se pueda imaginar está influenciado políticamente.

El único curso que aún puede ser una excepción son las matemáticas. A menos que cuente con el sistema de izquierda de núcleo común, que es un completo desastre. Si no te lo crees, siéntate en una clase de matemáticas de la escuela primaria o abre el libro de texto de tu hijo. Desastre.

El adoctrinamiento de los estudiantes no solo se refiere a la influencia de sus opiniones políticas, sino al desarrollo de su moral y sus creencias fundamentales. El núcleo común es otra batalla, y en realidad es mucho menos importante. El adoctrinamiento de los estudiantes no solo es preocupante en cuanto a la influencia en sus opiniones políticas, sino también en el desarrollo de su moral y creencias fundamentales.

La respuesta conservadora al adoctrinamiento ha sido de grupos como Turning Point USA (TPUSA), Young Americans for Freedom (YAF) y College Republicans. Todos estos son casi exclusivos de los campus universitarios y los estudiantes universitarios. En un artículo reciente, David Kurten discute el movimiento en el Reino Unido para imponer la inclusión obligatoria de los materiales del curso LGBT para niños de cinco años. Algunas personas incluso están presionando para que este mandato se extienda a los niños de tres y cuatro años. Con la imposición de la ideología izquierdista en los niños pequeños, la universidad es demasiado tarde para una intervención conservadora.

Turning Point y YAF tienen presencia en los campus de la escuela secundaria, pero esta presencia es limitada. Esto puede atribuirse a las restricciones administrativas, el tamaño del campus, la falta de inclinación política por parte de los jóvenes de 14 años, etc. Los jóvenes generalmente no se preocupan por la política, y definitivamente no la política. Pero desde 2016, más jóvenes están siendo absorbidos en el ámbito político. Los problemas sociales en los Estados Unidos, como los movimientos feministas y LGBTQ +, se han vuelto tan extremos e insoportables. Los niños están cansados ​​de que se les diga que se disculpen por la raza o el género con el que nacieron, y que se les diga lo que pueden y no pueden decir a pesar de tener el derecho divino de hablar libremente.

El sistema que ha estado tratando de adoctrinar a los estudiantes, aunque a veces tiene éxito, ha agotado la paciencia de sus objetivos. El sistema que ha estado tratando de adoctrinar a los estudiantes, aunque a veces tiene éxito, ha agotado la paciencia de muchos de sus objetivos. Han generado suficiente ira para alimentar su propio movimiento juvenil. Conoce a la Generación Z, la generación más social y fiscalmente conservadora desde la Segunda Guerra Mundial.

A los propios estudiantes les ha costado grabar, publicar y promover el comportamiento impactante y decepcionante de sus maestros para que los medios de comunicación comiencen a encender sus cámaras en los campus de la escuela secundaria. La creciente atención de los medios por parte de los docentes de secundaria es excelente, y ciertamente es un gran paso en la dirección correcta cuando se trata de la reforma de la academia. Sin embargo, todavía parece que el consenso general es que el adoctrinamiento está arraigado en los profesores. Terminé mis primeros dos años de escuela secundaria en Oxbridge Academy, una escuela privada en el sur de la Florida. Mis últimos dos años en Laurel Springs, una escuela privada en línea. Esto me dio una perspectiva completamente nueva sobre el sesgo en la academia. Aunque tenía maestros y acceso a tutores, rara vez interactuaba con ninguno de ellos. Pensé que eliminar la interacción con un individuo reduciría si no erradicara el sesgo. Mi creencia de que eliminar la acción de enseñar por parte de un individuo se reduciría completamente si no se eliminara el sesgo.

Estaba muy, muy mal. La eliminación de un instructor me permitió ver qué tan sesgados son los materiales del curso. Y los foros de discusión con otros estudiantes me mostraron cuán inconscientes de esto eran los demás. A menos que esté involucrado con la política hasta cierto punto, puede ser fácil perder material motivado políticamente.

La falta de educación política en combinación con la exigencia de que los estudiantes confíen en sus libros de texto como fuentes confiables permite a la izquierda adoctrinar en silencio a los estudiantes.

Los principales ejemplos de material de curso progresivo se encuentran en los cursos de economía y psicología. Ambos son cursos extremadamente importantes y beneficiosos, al menos cuando se enseñan de manera objetiva.

Gráfico presentado en un curso económico de escuela secundaria que distingue las diferencias entre socialismo y comunismo.

La economía merece algo de crédito. Le dieron al comunismo una explicación más justa de lo esperado y no lo endulzaron por completo. No se puede decir lo mismo del socialismo. Ningún régimen socialista o comunista fue nombrado específicamente en la unidad. A pesar de Venezuela y la plétora de otros intentos fallidos de socialismo que han resultado en hambre, angustia económica y muerte masiva, el material logra que el socialismo suene como un sistema plausible y positivo. La izquierda es genio cuando piensas en ello.

Los progresistas han llevado a la academia tan lejos en el terreno que los estudiantes acumulan enormes cantidades de deuda y no pueden encontrar trabajo. Luego les dicen a los estudiantes y graduados con dificultades económicas que son víctimas del sistema cruel del capitalismo. En realidad, son víctimas del cruel sistema de academia que la izquierda creó. Utilizan esta presión económica para prometer a los estudiantes endeudados las promesas de igualdad económica en forma de socialismo.

La izquierda simplemente deja de lado la parte donde la "igualdad económica" prometida significa igualdad de pobreza.


En lo que respecta a reenviar la agenda progresiva, la psicología no debe ser superada. La psicología, que a menudo se requiere en la escuela secundaria, se considera una ciencia social. En el libro de texto de la Segunda Edición de Psicología en Tu Vida por W.W. Norton & Company, Inc., hay una unidad titulada "Sexo, género y sexualidad". Un tema razonable para encontrar en un curso de psicología. El contenido de la unidad era menos razonable. Hay dos géneros, masculino y femenino, según lo determinado por los cromosomas. Realmente no es tan difícil.

El curso denominado "ciencia" proporciona un espectro de género y una explicación de cómo el género no es equívoco con el sexo biológico. El material del curso explicó con más detalle las diferencias entre la identidad de género, el sexo biológico y la expresión de género. Está implícito que puedes nacer masculino, identificarte como literalmente nada y vestirte como una mujer. Y si alguien te pregunta acerca de esto, es un fanático. Hay dos géneros, masculino y femenino, según lo determinado por los cromosomas. Realmente no es tan difícil.


Los cursos de ciencias no deberían estar propagando la agenda progresista. No debe ser un concepto marginal de que los cursos de ciencia deben contener ciencia comprobada. El concepto social de género infinito no tiene respaldo fáctico y, por lo tanto, no tiene lugar en un libro de texto.

Hay una línea bien definida entre la enseñanza sobre la existencia de una ideología no probada y la enseñanza de una ideología no probada como un hecho.

Hay algo que decir para informar a los estudiantes sobre la existencia de movimientos radicales que desafían la ciencia. Los estudiantes deben conocer los acontecimientos actuales y los movimientos sociopolíticos dentro de su país y en el extranjero. Sin embargo, hay una línea bien definida entre la enseñanza sobre la existencia de una ideología no probada y la enseñanza de una ideología no probada como un hecho. Es seguro decir que la línea ha sido cruzada.

Esta línea no se cruza cuando se trata de temas como la evolución. Los materiales del curso establecen claramente que la evolución no está probada, aunque es ampliamente aceptada. La afirmación científica falsa de que "los hombres pueden ser mujeres" se presenta con menos escepticismo que la teoría de la evolución.

Es hora de responsabilizar a la izquierda y al mundo académico por su descarada propaganda. No solo profesores y escuelas, sino los creadores de los materiales del curso.


ESTE ARTÍCULO HA SIDO TRADUCIDO POR LA PERSPECTIVA DE HUMANEVENTS.COM

© 2019 by La Perspectiva

Cultura, Política y Religión

Sin Dios, la Democracia no durará ni puede perdurar mucho tiempo.  Ronald Reagan

  • Facebook Social Icon

Regístrese para obtener actualizaciones